Síntomas del herpes genital

Síntomas

Enfermedades y sus síntomas

Información general acerca de los síntomas del herpes genital

Esta página intenta proporcionar una lista con información de algunos de los posibles síntomas del herpes genital.

Esta información sobre síntomas ha sido obtenida de diversas fuentes y puede no ser totalmente exacta y tampoco tiene porqué ser la lista completa de los síntomas del herpes genital.

Imagen de la herpes genital

Por otra parte, los síntomas del herpes genital puede variar de forma individual en cada paciente.

Debes consultar con tu médico si notas los primeros síntomas del herpes genital ya que sólo tu médico puede proporcionar un correcto diagnóstico de los síntomas de forma precisa.

Haz click en el siguiente enlace si quieres ver información sobre el tratamiento del herpes genital.

Síntomas del herpes genital

El virus HSV-2, causante del herpes genital, generalmente sólo produce síntomas leves o incluso puede no mostrar ningún signo o síntoma. Sin embargo, el HSV-2 puede causar dolorosas llagas genitales recurrentes en muchos adultos. La infección por HSV-2 puede ser grave en personas con el sistema inmunitario débil. Independientemente de la gravedad de los síntomas, el herpes genital causa con frecuencia trastornos psicológicos en las personas que saben que están infectadas.

La mayoría de las personas infectadas con el VHS-2 no son conscientes de su infección. Sin embargo, si los signos y síntomas aparecen durante el primer episodio, pueden ser muy evidentes. El primer episodio ocurre generalmente dentro de las dos semanas posteriores a la transmisión del virus y las úlceras se curan normalmente entre dos y cuatro semanas después.

Otros signos y síntomas durante el primer episodio pueden incluir una segunda serie de úlceras, o síntomas parecidos a la gripe, entre los que se incluyen fiebre y glándulas inflamadas. Sin embargo, la mayoría de las personas infectadas con el virus VHS-2 puede que nunca tengan úlceras o sus síntomas pueden ser tan leves que ni siquiera se den cuenta o incluso pueden confundirse con picaduras de insectos o una erupciones cutáneas.

La mayoría de las personas diagnosticadas en el primer episodio de herpes genital pueden esperar tener varios recaidas sintomáticas, normalmente entre cuatro y cinco, durante un año. Estas recaídas por lo general son más notables durante el primer año después de la primera episodio.

Tanto el HSV-1 como el HSV-2 pueden producir llagas en área vaginal y alrededor de la misma, en el pene, alrededor del orificio anal, en las nalgas o los muslos. En ocasiones, las llagas aparecen también en otras partes del cuerpo donde ha entrado el virus a través de una rotura en la piel.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas que tienen herpes genital no lo saben porque nunca tienen síntomas, o no reconocen los síntomas que pudieran tener. Cuando hay síntomas, éstos pueden ser diferentes según la persona. Muy a menudo, cuando una persona se infecta con herpes por primera vez, los primeros síntomas aparecen en los 10 primeros días. Estos primeros episodios de síntomas generalmente duran de dos a tres semanas.

  • Picazón o sensación de ardor en el área genital o anal.
  • Dolor en las piernas, los glúteos o los genitales.
  • Descarga de líquido de la vagina.
  • Sensación de presión en el abdomen.

A los pocos días, las úlceras aparecen cerca de donde el virus ha entrado en el cuerpo, como en la boca, el pene o la vagina. También puede ocurrir dentro de la vagina y el cuello uterino en las mujeres, o en el conducto urinario de mujeres y hombres. Pequeños bultos rojos aparecen en primer lugar, se convierten en ampollas y después se vuelven dolorosas úlceras abiertas. Durante varios días, las úlceras forman costra y sanan sin dejar cicatriz. Algunos otros síntomas que pueden aparecer con el primer episodio de herpes genital son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, micción dolorosa o difícil, flujo vaginal y las glándulas inflamadas en el área de las ingles.

Si te has infectado por el HSV-1 y/o HSV-2, probablemente tendrás síntomas o brotes de vez en cuando. Cuando el virus ha terminado de estar activo, entonces viaja a los nervios al final de la espina dorsal donde permanece algun tiempo. Incluso después de que las llagas desaparezcan, el virus permanece dentro de las células nerviosas en un estado inactivo y sin mostrar síntomas.

En la mayoría de las personas, el virus puede activarse varias veces al año pero los científicos aún no saben por qué sucede esto. Cuando se activa de nuevo, el virus viaja por el sistema nervioso hasta la piel, donde se multiplica cerca del sitio de la primera infección. Esto hace que vuelvan a aparecer ahí nuevas úlceras.

A veces, el virus puede llegar a estar activo, pero no causa llagas que se pueden ver. En estas ocasiones, pequeñas cantidades del virus puede desprenderse en el primer lugar de la infección o cerca de él, en los fluidos de la boca, el pene o la vagina o de úlceras apenas perceptibles.

Puede no notarse porque a menudo no causa ningún dolor ni hace que te sientas incómodo. A pesar de que no ser consciente de ello, estos virus puede infectar a la pareja sexual de la persona infectada.

Después del primer brote, los brotes eventuales suelen ser leves y duran alrededor de una semana. Una persona infectada puede saber que está a punto de tener un brote por una sensación de hormigueo o picazón en el área genital, dolor en los glúteos o en la parte baja de las piernas. Para algunas personas, estos síntomas precoces pueden ser la parte más dolorosa y molesta de un episodio. A veces, sólo la sensación de hormigueo y picazón están presentes y no desarrollan úlceras visibles. En otras ocasiones, aparecen ampollas que pueden ser muy pequeñas y apenas perceptibles, o pueden aparecer heridas abiertas que forman una costra y luego desaparecen.

La frecuencia y severidad de los episodios recurrentes varía mucho. Si bien algunas personas tienen sólo uno o dos brotes en toda su vida, otros pueden tener varios brotes de un año. El número y el patrón de la repetición de brotes suelen cambiar con la edad de la persona. Los científicos no saben qué causa que el virus se reactive de nuevo. Aunque algunas personas con herpes creen que sus brotes son causados por otra enfermedad, el estrés o tener un período menstrual, los brotes a menudo no son predecibles. En algunos casos, los brotes se pueden tener relación con la exposición a la luz solar.

Los principales síntomas de infección por herpes son ampollas dolorosas o heridas abiertas en el área genital. Estas heridas pueden estar precedidas por una sensación de hormigueo o ardor en las piernas, los glúteos o la región genital. Las lesiones del herpes generalmente desaparecen en dos o tres semanas, pero el virus permanece en el cuerpo de por vida y las lesiones pueden reaparecer de vez en cuando.

Síntomas del herpes genital en mujeres

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que afecta a miembros de ambos sexos, pero es más común entre las mujeres. Una de cada seis mujeres adolescentes tiene una infección de herpes genital, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las mujeres tienen síntomas de herpes en las zonas genitales externas, debido a que el virus cuando penetra en el cuerpo, se mantiene cercano a la zona de la transmisión. La mayoría de las personas experimentan períodos de exacerbación y de remisión de este virus. Los brotes pueden tener lugar varias veces al año. Incluso una persona que no esté experimentando actualmente síntomas, puede propagar el virus a otra persona.

Cambios en la piel

Además de los sentimientos generalizados de la enfermedad, entre los que se incluyen una disminución del apetito y dolores musculares, las mujeres experimentan los síntomas del herpes genital en los labios vaginales. Los labios vaginales son las zonas internas y externas de piel que se encuentran a cada lado de la abertura vaginal en las mujeres. Estas zonas reciben el nombre de labios menores y labios mayores. Cuando tiene lugar un brote de herpes en la zona vaginal, la piel de los labios puede experimentar diferentes sensaciones. Algunos de estos síntomas incluyen una sensación de hormigueo o sensación de ardor. También es común la picazón y el dolor en esta zona.

Ampollas

Cuando las mujeres sufren un brote de herpes, se les comienzan a formar ampollas a lo largo de los labios vaginales. Las ampollas se forman en la misma ubicación dónde tiene lugar el doloroso ardor y las sensaciones de picazón en la piel. El período de tiempo entre las sensaciones y la formación de ampollas varía de horas a varios días. Las ampollas pequeñas contienen un líquido de color pajizo. La piel que rodea las ampollas se enrojece y se inflama. Las ampollas pueden ser dolorosas para la persona. Durante la micción, la orina puede irritar las ampollas causando más dolor. Las ampollas duran aproximadamente una semana durante cada ciclo de brote.

Úlceras

Las ampollas de una infección de herpes genital se pueden abrir. La ampolla rota deja la piel ulcerada expuesta. La ropa y la orina pueden irritar las llagas. Las úlceras pueden exudar un líquido de color pajizo o incluso, pueden sangrar. Cuando las úlceras comienzan a secarse pueden formar costras, esto es una señal de que están sanando. El tiempo de curación de las úlceras y la formación de costras puede durar de una a dos semanas. En las áreas ulceradas puede tener lugar una infección bacteriana. Entre los síntomas de una infección de la piel se incluyen la secreción de pus de color amarillento o verdoso de la úlcera y el incremento de dolor y de enrojecimiento de la zona.

Lista de los síntomas del herpes genital

La lista de los principales síntomas del herpes genital, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

Síntomas similares al herpes genital

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los del herpes genital. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.