Síntomas del trastorno bipolar

Síntomas

Enfermedades y sus síntomas

Información general acerca de los síntomas del trastorno bipolar

Esta página intenta proporcionar una lista con información de algunos de los posibles síntomas del trastorno bipolar.

Esta información sobre síntomas ha sido obtenida de diversas fuentes y puede no ser totalmente exacta y tampoco tiene porqué ser la lista completa de los síntomas del trastorno bipolar.

Imagen de la trastorno bipolar

Por otra parte, los síntomas del trastorno bipolar puede variar de forma individual en cada paciente.

Debes consultar con tu médico si notas los primeros síntomas del trastorno bipolar ya que sólo tu médico puede proporcionar un correcto diagnóstico de los síntomas de forma precisa.

La bipolaridad o trastorno bipolar es un tipo de trastorno del humor. El trastorno bipolar se denominaba depresión maníaca en el pasado y ese término todavía es utilizado por algunas personas. Es una enfermedad psiquiátrica que causa importantes alteraciones en el estilo de vida y la salud.

Toda el mundo tiene altibajos ocasionales en sus estados de ánimo pero las personas con trastorno bipolar tienen cambios de humor extremos. Estas personas pueden pasar de sentirse muy tristes, desesperadas, impotentes, inútiles y sin esperanza (depresión) a tener la sensación de que están en la cima del mundo, hiperactivas, creativas y grandiosas (manía). Esta enfermedad se llama trastorno bipolar porque el estado de ánimo de una persona que padece trastorno bipolar puede alternar entre dos polos totalmente opuestos, la felicidad o euforia y tristeza extrema.

Los síntomas de la manía y la depresión a veces se presentan juntas en lo que se llama "estado mixto".

Los extremos de estado de ánimo por lo general ocurren en ciclos. En medio de estos cambios de humor, las personas con trastorno bipolar son capaces de funcionar normalmente, tener un empleo y una vida familiar normal. Los episodios de cambios de humor tienden a aparecer más frecuentemente al avanzar la edad.

El trastorno bipolar puede ocasionar graves problemas de la familia y las finanzas, la pérdida del trabajo y problemas matrimoniales.

La depresión severa puede ser mortal. Puede estar asociada con pensamientos de suicidio, actos reales de suicidio e incluso actos de homicidio en algunos casos.

La manía extrema puede llevar a conductas agresivas, comportamientos de asunción de riesgos potencialmente peligrosos e incluso de actos homicidas.

Algunas personas con trastorno bipolar pueden recurrir a las drogas y el alcohol para "auto-tratar" su desorden emocional, lo que resulta en el abuso de sustancias y la dependencia.

La mayoría de la gente comienza a mostrar signos de trastorno bipolar en la adolescencia (la edad media de inicio es de 21 años). Estos signos pueden ser diagnosticados como "dolores de crecimiento" o la conducta adolescente normal. En ocasiones, algunas personas tienen sus primeros síntomas durante la infancia, pero esta enfermedad se puede diagnosticar erróneamente a esta edad e interpretarse como un problema de comportamiento. El trastorno bipolar no puede ser correctamente diagnosticado hasta que la persona que lo padece tiene entre 25 y 40 años, momento en el que el patrón de los síntomas puede ser más clara.

El trastorno bipolar se presenta en hombres y mujeres. No hay ningún grupo racial que esté más afectado por esta enfermedad.

Debido al comportamiento extremo y arriesgado que conlleva el trastorno bipolar, es muy importante que el trastorno se identifique. Con un diagnóstico adecuado y precoz, esta enfermedad mental puede ser tratada. El trastorno bipolar es una enfermedad a largo plazo que requiere un tratamiento adecuado para garantizar la calidad de vida de quien la padece y su entorno.

Síntomas del trastorno bipolar

Los ciclos o episodios de depresión, manía y estados mixto maniaco depresivo, suelen repetirse y pueden volverse más frecuentes, llegando a menudo a interferir con el trabajo, escuela, familia y vida social.

Depresión

Los síntomas incluyen una sensación de tristeza persistente, pérdida de peso y de interés o placer en actividades que antes disfrutaba, cambios significativos en el apetito o en el cuerpo, dificultad para dormir o dormir demasiado, lentitud física o agitación, pérdida de energía, sentimientos de inutilidad o culpa inapropiada, dificultad para pensar o concentrarse y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

Mania

Es un estado de ánimo anormal y elevado de irritabilidad acompañado por al menos tres de los siguientes síntomas: excesivo aumento de la autoestima, menor necesidad de dormir, locuacidad aumentada, pensamiento acelerado, distractibilidad, incremento de la actividad dirigida a objetivos tales como ir de compras, agitación física y la intervención excesiva en los comportamientos de riesgo o actividades.

Estado mixto

Los síntomas de la manía y la depresión están presentes al mismo tiempo. El cuadro sintomático suele incluir agitación, problemas para dormir, cambios significativos en el apetito, psicosis y pensamientos suicidas. El estado de ánimo depresivo acompaña a la activación de manía.

Especialmente en las primeras etapas de la enfermedad, los episodios pueden estar separados por periodos de bienestar durante el cual una persona sufre pocos síntomas o ninguno. Cuando 4 o más episodios de enfermedad se registran en un plazo de 12 meses, la persona se dice que padece un trastorno bipolar de ciclo rápido. El trastorno bipolar a menudo se complica debido al consumo de alcohol y drogas.

La depresión grave o manía puede estar acompañada de síntomas de psicosis. Estos síntomas incluyen: alucinaciones (oír, ver, o sentir la presencia de estímulos que no existen) y delirios (falsas creencias personales que no están sujetos a la razón o debidas a una evidencia contradictoria y sin explicación por los conceptos culturales de una persona). Los síntomas psicóticos asociados con trastorno bipolar también suelen reflejar el estado de ánimo.

El estar deprimido puede ocasionar los siguientes síntomas:

  • Sentirse triste o llorar mucho tiempo seguido
  • Sentirse culpable sin razón, sentirse mal y perder la confianza en uno mismo
  • La vida parece sin sentido y que no va a volver a suceder nada bueno
  • Tener una actitud negativa y creer que el resto de la gente no tiene sentimientos
  • Dejar de tener ganas de hacer un montón de las cosas que te gustaban como la música, los deportes, estar con los amigos, salir... y querer que te dejen en paz la mayor parte del tiempo
  • Dificultad para tomar una decisión. Te olvidas de un montón de cosas y es difícil concentrarse Sentirse frecuentemente irritable. Las pequeñas cosas te hacen perder los estribos. Una persona deprimida, puede reaccionar de forma exagerada
  • Trastornos del sueño. Puedes empezar a dormir mucho más o tener problemas para dormir por la noche. Puede suceder que te despiertes muy temprano por la mañana y no puedas volver a dormir
  • Trastornos alimenticios. Pierdes el apetito o comes mucho más
  • Te sientes inquieto y cansado la mayor parte del tiempo
  • Piensas en la muerte, sientes que te estás muriendo o piensas en suicidarte

El estado maniaco puede ocasionar los siguientes síntomas:

  • Sentirte eufórico, como si estuvieras en la cima del mundo
  • Tener ideas irreales sobre las grandes cosas que puedes hacer, cosas que realmente no puedes hacer
  • Una avalancha de pensamientos compite en tu cabeza, saltando de un tema a otro y hablando mucho
  • Sentirse en una fiesta interminable, constantemente dando vueltas
  • Hacer cosas salvajes o demasiado arriesgadas: conduciendo alocadamente, derrochando el dinero, practicando sexo compulsivamente, etc.
  • Te sientes tan eufórico que apenas necesitas dormir
  • Sentirse rebelde o irritable hasta el punto de no llevarse bien en casa, en la escuela, o con tus amigos

El trastorno bipolar causa cambios drásticos en el estado de ánimo. Desde periodos de mucha euforia y/o irritabilidad hasta tristeza y desesperanza, a menudo con periodos de humor normal entre ellos. Los cambios severos en la energía y el comportamiento acompañan a estos cambios de humor. Estos periodos de altibajos se llaman episodios maniacodepresivos.

Los síntomas de la manía (o de un episodio maniático) incluyen:

  • Aumento de la energía, la actividad, y la inquietud
  • Estado de ánimo excesivamente alto, demasiado bueno, eufórico
  • Irritabilidad extrema
  • Pensamientos acelerados y hablar muy rápido, saltando de una idea a otra
  • Distracción, falta de concentración
  • Necesitas poco sueño
  • Creencias irreales en capacidades y poderes
  • Poca capacidad crítica
  • Hacer gastos exagerados
  • Un período duradero de una conducta diferente de lo habitual
  • Aumento del deseo sexual
  • El consumo de drogas, particularmente cocaína, alcohol y medicamentos para dormir
  • Comportamiento agresivo
  • La negación de que algo va mal

Un episodio maníaco se diagnostica si el humor elevado ocurre con 3 o más de los otros síntomas la mayor parte del día, casi cada día, durante 1 semana o más. Si el estado de ánimo es irritable, 4 síntomas más deben estar presentes.

Los síntomas de la depresión (o de un episodio depresivo) incluyen:

  • Estado de ánimo triste o ansioso prolongado
  • Sentimientos de desesperanza o pesimismo
  • Sentimientos de culpa, inutilidad o impotencia
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutabas, incluyendo el sexo
  • Disminución de la energía, un sentimiento de fatiga o de estar "a cámara lenta"
  • Dificultad para concentrarte, recordar o tomar decisiones
  • Inquietud o irritabilidad
  • Dormir demasiado o no poder dormir
  • Cambios en el apetito y/o pérdida o aumento de peso de forma involuntaria
  • Dolor crónico u otros síntomas corporales persistentes que no están motivados por una enfermedad física o lesión
  • Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio

Un episodio de depresión se diagnostica si 5 o más de estos síntomas duran la mayor parte del día, casi cada día, durante un período de 2 semanas o más.

Un nivel entre leve y moderado de manía se le llama hipomanía. La hipomanía puede hacer sentirse bien a la persona que la experimenta e incluso se podría asociarse con un buen funcionamiento del organismo y una mayor productividad. Así, incluso cuando la familia y amigos aprenden a reconocer el estado de ánimo como el trastorno bipolar es posible, la persona puede negar que algo está mal. Sin tratamiento adecuado, sin embargo, la hipomanía puede convertirse en manía severa en algunas personas o puede volverse depresión.

A veces, los episodios severos de manía o depresión incluyen síntomas de psicosis (o síntomas psicóticos). Algunos síntomas psicóticos comunes son las alucinaciones (oír, ver o sentir la presencia de las cosas en realidad no existen) y delirios (falsas creencias fuertemente arraigadas no influenciadas por razonamiento lógico ni explicadas por conceptos culturales habituales de una persona). Los síntomas psicóticos en el trastorno bipolar tienden a reflejar el estado de ánimo extremo en el momento. Ejemplos de trastornos que se pueden producir durante un estado de manía pueden ser: Tener delirios de grandeza, como creer que uno es el Presidente o que tiene poderes especiales, delirios de culpa o inutilidad, como creer que uno está arruinado y sin dinero o ha cometido algún terrible crimen, puede aparecer durante la depresión. Las personas con trastorno bipolar que tienen estos síntomas a veces son mal diagnosticados de esquizofrenia, otra enfermedad mental grave.

Puede ser útil pensar en los estados de ánimo distintos en el trastorno bipolar como un espectro o rango continuo. En un extremo está la depresión grave, por encima del cual está la depresión leve y luego del estado de ánimo bajo, lo que muchos llaman "depresión" cuando es de corta duración pero que se denomina "distimia", cuando es crónica. Luego el estado de ánimo es normal o equilibrado, por encima del cual proviene la hipomanía (manía leve a moderada) y, a continuación manía grave.

En algunas personas, sin embargo, los síntomas de manía y depresión pueden darse juntos en lo que se llama un estado bipolar mixto. Los síntomas de un estado mixto a menudo incluyen agitación, dificultad para dormir, cambios significativos en el apetito, psicosis y pensamientos suicidas. Una persona puede estar muy triste, desesperanzada y con un bajo estado de ánimo mientras que al mismo tiempo se siente extremadamente enérgica.

Cuando la enfermedad comienza antes o poco después de la pubertad, a menudo se caracteriza por un estado de síntomas mixtos que se presentan de forma continuada. Estos primeros síntomas del trastorno bipolar, incluyen ciclos rápidos y en ellos pueden coexistir irritabilidad y trastornos del comportamiento, sobre todo por déficit de atención con hiperactividad o trastorno de conducta o puede tener características de estos trastornos como síntomas iniciales. Más tarde, el trastorno bipolar en los adolescentes o en adulto tiende a aparecer de forma repentina, a menudo con un episodio maníaco clásico y tienen un patrón más episódico con periodos relativamente estables entre los episodios.

El trastorno bipolar (o maniaco-depresiva) se caracteriza por episodios de depresión mayor, así como episodios de manía. También se dan periodos de estado de ánimo anormal y persistentemente de elevada irritabilidad acompañados por al menos tres de los siguientes síntomas: excesivamente inflada autoestima, disminución de necesidad de dormir, mayor locuacidad, pensamiento acelerado, distracción, aumento de la actividad dirigida hacia un objetivo o agitación física y la intervención excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves. Si bien comparte algunas de las características de la depresión mayor, el trastorno bipolar es una enfermedad diferente.

Cuando las personas están en un maníaco "alto", pueden sentirse hiperactivas, excesivamente locuaces, tienen una gran cantidad de energía y tienen una necesidad de dormir mucho menos de lo normal. Las personas en ese estado pueden cambiar rápidamente de un tema a otro, como si no pudieran conseguir expresar sus pensamientos con la suficiente rapidez. Su capacidad de atención a menudo es baja y pueden distraerse con facilidad. A veces las personas que están eufóricas, son irritables o se enfadan y tienen ideas falsas o exageradas sobre su posición o su importancia en el mundo. Pueden estar muy eufóricos y llenos de proyectos grandiosos. A menudo, muestran poco juicio en estas empresas. La mania, si no se trata, puede desembocar en un estado psicótico.

Lista de los síntomas del trastorno bipolar

La lista de los principales síntomas del trastorno bipolar, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

Síntomas similares al trastorno bipolar

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los del trastorno bipolar. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.